Siguenos por Mail

lunes, 20 de febrero de 2012

De compras

Nada más llegar, y mira que había planeado bien mi semanita, descubrimos un stand que nos dejó boquiabierta. Fue el flechazo instantaneo. No podíamos creer lo que teníamos delante. Mi madre y yo nos miramos fascinadas y entramos como poseidas por alguna fuerza extraña. Todo lo que teníamos ante nuestros ojos nos fascinaba. Primero dimos una vuelta completa al stand. Luego medio tímidas, medio enteraillas nos acercamos a pedir información. Y mientras decidíamos si pedir o no (que fue un segundo) aquí os envío algunas fotos para ir abriendoos la boca.








No hay comentarios:

Publicar un comentario